Siglas…

Lo que voy a exponer, con la intención de acceder a la información sin necesidad de salir del blog que administro, pertenece a un libro electrónico de acceso gratuito cuyos datos aporto a continuación:

Primera edición: septiembre de 2011 © Milagros Aleza Izquierdo, 2011 ISBN: 978-84-694-9821-7  Texto en línea: https://www.uv.es/normas/Signos_2011 Diseño de portada: María Estellés Arguedas

Nota: El texto en azul se corresponde con los llamamientos a pie de página.

En este capítulo trataremos cuestiones relativas a la ortografía de la palabra, como las reglas de composición de siglas, siguiendo las pautas de la Ortografía de la lengua española (OLE), 2010.

Siglas

El DPD (p. 603) nos ofrece la siguiente definición:

Se llama sigla tanto a la palabra formada por las iniciales de los términos que integran una denominación compleja, como a cada una de esas letras iniciales. Las siglas se utilizan para referirse de forma abreviada a organismos, instituciones, empresas, objetos, sistemas, asociaciones, etc.

Para su formación se suelen omitir los artículos, las preposiciones y las conjunciones que aparecen en la denominación completa (aunque no siempre): DNI (Documento Nacional de Identidad). Cuando se necesite facilitar su pronunciación como palabras (en el caso de los acrónimos o siglas que se leen como se escriben), se pueden mantener más letras, sobre todo las del comienzo de la palabra u otros elementos: CINDOC (Centro de Información y Documentación Científica), MUFACE (Mutualidad General de Funcionarios de la Administración Civil del Estado). En ocasiones pueden incluir cifras u otros signos: MP3 (versión 3 de Moving Picture Experts Group), 15-M (15 de mayo), 3D (tres dimensiones), I+D (investigación y desarrollo) etc.

2.1. Tipos y flexión

Atendiendo una serie de características relacionadas con la ortografía y la lectura de las siglas, que derivan de su estructura formal, la Ortografía distingue tres tipos de siglas:

a) Acrónimos o siglas de lectura silábica normal, que se leen tal y como se escriben: ONU, OTAN, láser, ovni. Muchas de estas siglas acaban incorporándose como sustantivos comunes al léxico común del idioma.

b) Aquellas cuya forma impronunciable obliga a leerlas con deletreo: FBI [éfe-bé-í], DDT [dé-dé-té], KGB [ká-jé-bé], DNI [dé-éne-í], TV [té-úbe/té-bé, según países]. En ocasiones, se han creado a partir de estas siglas, integrando las vocales necesarias para su pronunciación, nuevas palabras que se han incorporado como tales a los diccionarios: elepé, de LP (sigla del inglés long play ‘larga duración’); dedeté, de DDT ‘dicloro-difeniltricloroetano’; devedé y deuvedé, de DVD (del inglés digital versatil disc), etc.

En la sigla compuesta únicamente por vocales (por ejemplo, OEA, que corresponde a (Organización de Estados Americanos), se pueden pronunciar estas de manera independiente, conservando su acento fonético: [ó-é-á], mediante el deletreo (véase DPD), o bien como si fuera una palabra plena [oéa] (véase OLE, 580, § 3.3.2, que contempla ambas posibilidades).

c) Siglas de estructura mixta, es decir, siglas que se leen combinando ambos métodos: CD-ROM [se-de-rrón13, ze-de-rrón] (sigla del inglés Compact Disc Read-Only Memory ‘disco compacto de solo lectura’), que ha generado la palabra cederrón. Si la sigla comienza por una -s seguida de consonante, en la lectura se añade una -e inicial para facilitar su pronunciación: SGAE (Sociedad General de Autores) [es-gá-e].

La sigla en la escritura no admite marca de plural, por lo que es invariable. Aunque algunas se pluralizan en la pronunciación ([oenejés] = ‘organizaciones no gubernamentales’), en la escritura son todas invariables, es decir, no modifican su forma cuando designan un referente múltiple. Por tanto, la indicación de pluralidad se ha de hacer mediante los determinantes que las introducen: unas ONG, los ISBN…, por lo que la presencia del determinante en la escritura es recomendable14. No obstante, las siglas que por lexicalización han adquirido ya el estatuto de palabras plenas, se adaptan a las normas ortográficas generales: ovnis, elepés

(13 Con pronunciación seseante).

(14 Hay que evitar el uso anglicado de realizar el plural de las siglas añadiendo una -s minúscula, precedida o no de apóstrofo: *PC’s, *ONGs).

2.2. Ortografía de las siglas

Las siglas se han de escribir sin puntos ni blancos de separación en todos los casos. El DPD establecía una salvedad cuando iban integradas en textos escritos completamente en mayúsculas. En cambio, la Ortografía se aleja del Diccionario afirmando que ni siquiera en estos casos se han de poner puntos.

Normalmente, se escriben en mayúscula todas las letras que componen una sigla (OCDE, DNI, ISO). En este caso, no llevan nunca tilde, aunque su pronunciación la requiriese según las reglas de acentuación. Así, la sigla CIA (Central Intelligence Agency) no lleva tilde, a pesar de pronunciarse [sía, zía], con un hiato entre las vocales que exigiría acentuar gráficamente la vocal cerrada tónica. Por otra parte, las siglas que van en mayúscula nunca deben ocupar líneas diferentes ni admiten el guion que marque final de línea. No obstante, los acrónimos pueden escribirse solo con la inicial mayúscula cuando se trata de nombres propios y tienen más de cuatro letras: Unicef, Unesco, o con todas sus letras minúsculas, si se trata de nombres comunes incorporados al caudal léxico del idioma: uci, ovni, sida. En este último caso, sí deben someterse a las reglas de acentuación gráfica en español: láser.

Si los dígrafos ch y ll son parte de una sigla, se escribe con mayúscula el primer carácter y con minúscula el segundo: PCCh (Partido Comunista de China).

Se han de mantener en cursiva las siglas que corresponden a una expresión que debe aparecer en este tipo de letra cuando se escribe de manera completa. Por ejemplo, con las siglas de títulos de obras o de publicaciones periódicas: DHLE por Diccionario histórico de la lengua española, BOE por Boletín Oficial del Estado, RFE por Revista de Filología Española. La Ortografía excluye a las que proceden de términos extranjeros (DVD, CIA), que en la escritura deberán aparecer con la misma letra que el resto del enunciado (OLE, p. 585, 3.3).

Se recomienda que la primera vez que se emplea una sigla en un texto (salvo que sea de difusión tan generalizada que se sepa fácilmente interpretable por la inmensa mayoría de los lectores) es conveniente poner a continuación, y entre paréntesis, el nombre completo al que reemplaza, y, si es una sigla extranjera, su traducción o equivalencia: DEA (Drug Enforcement Administration, departamento Estadounidense de lucha contra las drogas); o bien escribir primero la traducción o equivalencia, poniendo después la sigla entre paréntesis: Unión Nacional Africana de Zimbabue (ZANU). Una vez presentada así la sigla, ya puede usarse a lo largo del texto, sin que exista riesgo de no ser comprendida por el lector.

Nota: ZANU en inglés: Zimbabwe African National Union.

*****

Gracias por la atención.
Saludos

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s