Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

 

41zfSyDelYL._SY346_
Autor|Antonio Llamas

 

   Siendo partidario de que no se han de juzgar las obras ni las personas por la imagen que ambas puedan presentar decidí darla una oportunidad a La Estrofa Que Lo Cambió Todo, de Antonio Llamas.

   Al comienzo de la lectura tuve la sensación de que estaba escrita a vuelapluma, pero a medida que he ido avanzando las dudas se han disipado. ¿Cómo? Pues de la misma forma que tú, si es que decides hacerte con ella, claro.

   La historia, escrita en primera persona, nos habla de Sergio Tapias, un peculiar ejecutivo de éxito, metódico, cuadriculado, planificador y de cómo este pretende, de la manera más absurda, hacer realidad su mayor anhelo, y hasta ahí puedo desvelar con el fin de no hacer un destripe en toda regla.

    La Estrofa Que Lo Cambió Todo no es una novela al uso por algo tan simple como su extensión y porque es interactiva (en ella aparecen enlaces que contienen una amplia información e incluso se pueden visualizar un par de vídeos; algo que me ha gustado tanto que es posible que de aquí en adelante lo lleve a cabo en las versiones digitales de mis novelas.

    He disfrutado, y mucho, con su lectura por el hecho de no ser previsibles los acontecimientos, por los inesperados giros, por estar exenta de reiterados y trillados clichés, por la originalidad y por un sinfín de razones, a pesar de que no está exenta de algún que otro despiste como el hecho de no mediar un espacio entre los puntos suspensivos y la palabra siguiente, aparecer en redonda los anglicismos cuando deberían estar en cursiva, que salgan cuatro “porqué” en lugar de “por qué”, que una marca comercial inicie con minúscula y que, un par de veces o tres afloren comas entre “pero” y el signo de apertura de interrogación; que, dicho sea de paso, no interrumpen ni en el ritmo de la historia ni dificultan la comprensión al lector/a.

*****

   No desaproveches la oportunidad de darte el gustazo de saborear algo que es original e imprevisible desde el principio hasta el final, y por menos de lo que cuesta un café con leche.

*****

Si te apetece, antes de decidirte, puedes leer un tercio de la misma clicando aquí y para saber quién es el autor y de qué habla en su blog aquí.

 

*****

Gracias por la atención.
Saludos

Anuncios